Experiencia con la policía marroquí, multas, consejos…

Posted: 15 marzo, 2020 by Sandra Gr

Tercer día en Marruecos. Salimos de Chefchaouen y nos dirigimos a Meknés. Cuando hicimos el camino inverso nos encontramos numerosos controles policiales. Durante esta ruta (y todas las que hicimos posteriormente) se repite la misma escena. Aunque pensamos que tenemos muchas papeletas para que nos paren por el hecho de ser turistas, lo cierto es que en ninguno de esos controles nos dieron el alto. 

Hasta ese día.

Nos dicen que paremos a un lado del ‘arcén’ por llamarlo de alguna forma. Se nos acerca uno de los dos policías que están en ese control. Nos pide los papeles del coche y el permiso de circulación. Después de revisar los papeles, nos dice con un gesto muy serio que hemos sobrepasado el límite de velocidad de esa vía. Entonces recuerdo que unos metros antes he visto a alguien escondido entre unos arbustos al lado de la carretera con un chisme en la mano. Algo así 👇👇

En ese momento me doy cuenta de que era un radar. Dudamos en si realmente corríamos más de la cuenta, porque nuestro coche de alquiler tenía un navegador que nos informaba en todo momento de la velocidad de la vía por la que circulábamos, pero no sabemos si realmente ha podido ser así.

El policía nos dice que nos bajemos del coche y nos lleva hacia el otro policía, que está sentado en el coche con unos bloc de multas en la mano. Nos piden 400 Dh (40€) y mi chico le empieza a regatear… Que si él no lo sabía, que si en España se puede correr más… Yo en mis adentros me llevo las manos a la cabeza. No había leído nada sobre este tema, así que estaba alucinando con la situación y por lo bajini le decía a mi chico que cerrara el pico y que pagara.

Los policías se hacen los interesantes. Nos dicen que eso no es España, que ahí esa es la velocidad y que nosotros hemos corrido más de la cuenta. Así que a pagar. Pero nos hacen una rebajita y de pagar 400Dh, nos dejan la multa en oferta: 300Dh.

A todo eso. Si el policía tenia una especie de bloc donde se veía un 400 bien grande, saca otro de abajo donde pone 300. Vamos, que el teatrillo está más que ensayado.

Mi novio sigue regateando y mis nervios siguen subiendo. Me veo en la cárcel. Pero después de soltar los 300Dh que nos pide, el señor policía los coge y como un mago en pleno truco de magia, se queda 200 y a escondidas nos devuelve 100. ¡Que amable el señor policía marroquí, de 400Dh que nos pedía en un principio, sólo nos ha hecho pagar 200!

Ah, eso sí, de papel de multa ni hablamos. Pruebas ni una. 

Para colmo, mientras pasaba todo esto, yo estaba de brazos cruzados, flipando con toda la situación, cuando de repente, el policía se me queda mirando y me pregunta sobre mi ‘montre’ (se refería a mi reloj, no os lo he dicho, pero toda la conversación fue en francés, así que os recomiendo saber cuatro palabrejas por si se os presenta esta misma situación).

Lo que os decía. El policía se emparanoia con mi reloj. Le digo que es eso, simplemente un reloj que cuenta pasos y calorías quemadas. Él me responde con una risa un tanto nerviosa que si el reloj tiene cámara y yo le digo que no.

Ok. Dinero en mano. Ninguna prueba. Pueden marcharse amigos.

Después de pasar esta situación me quedé blanca. Como os he dicho por Instastories, tenía muchas ganas de explicar en ese momento lo que me había pasado, pero me daba miedo que el señor policía viera algún rastro mío por internet y me retuvieran en el país…

Pero finalmente me he decidido a escribirlo por si alguien de vosotros tiene pensado viajar con su propio coche o de alquiler por Marruecos, que lo tenga en cuenta.

Además, hay miles de foros en internet donde explican estas experiencias… pero lamentablemente yo no había leído ninguno antes de ir, así que cuando me pasó me asusté un poco.

Consejos

Según lo que he leído, si no hay pruebas (como en nuestro caso, que aunque podía haberlas, lo cierto es que nadie nos demostró empíricamente que habíamos sobrepasado la velocidad), no tienen por qué multarte. Así que si estás seguro de que no has infringido ninguna norma y tienes todo el tiempo del mundo, de forma muy educada pero segura, le tienes que hacer saber al señor policía que no piensas pagar por un hecho que no has cometido.

Si tienes prisa o no te importa pagar unos dírhams de más, siempre puedes jugar al regateo con ese señor que, aunque tenga el semblante serio, podrás rebajarle la multita tanto como desees. Dependerá de ti.

Después de explicaros mi propia experiencia y resumiros lo que he leído por la red me despido, pero que sepáis que me despido de este post aun sin la seguridad total de que pueda venir la policía marroquí a detenerme… 

No Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *